Manejo del dolor

La percepción es la realidad

¿Qué es el dolor? Para entender la naturaleza del dolor y tratarlo de manera efectiva, debemos ver los factores físicos, emocionales y psicológicos que determinan cómo lo experimenta cada persona.

Factores que influyen en la percepción del dolor

La forma en que un individuo percibe el dolor es un resultado de factores tanto fisiológicos como físicos. El dolor es uno de los modos de comunicación más importantes del cuerpo, y la forma en que cada persona procesa el dolor tiene su raíz en complejos fenómenos neuronales. Las células nerviosas detectan estímulos potencialmente dañinos y envían una señal al cerebro, que evalúa la amenaza y coordina una respuesta.

Aunque la experiencia física del dolor es muy subjetiva, para la mayoría de la gente el dolor originado en la cabeza es muy difícil de ignorar, especialmente el dolor dental. Las caries, dientes sensibles, abscesos y enfermedades periodontales están entre los tipos más comunes de dolor que llevan a los pacientes a ver a su dentista.

Dolor y emociones

Las emociones tienen un gran impacto al experimentar dolor, y el estado emocional del paciente cuando visita a un dentista es crucial. Factores personales como recuerdos de experiencias pasadas, edad, género, influencias sociales y culturales, expectativas y actitud afectan la forma en que cada persona interpreta el dolor.

El papel del dentista es entender el estado emocional del paciente y tenerlo en cuenta para dar la mejor atención a esa persona.

La psicología del dolor y consecuencias de la ansiedad dental

Cuando se trata de dolor, un estímulo psicológico puede tener el mismo efecto que los estímulos físicos. Los modelos científicos del dolor psicológico permiten estudiarlo de forma objetiva.

En un estudio (Eisenberger et al. 2003), se escaneó el cerebro de los sujetos mientras jugaban a videojuegos. Cuando eran excluidos del juego, la reacción de angustia en sus cerebros era similar a la inducida por un pinchazo de aguja.

Las personas ansiosas o que tienen recuerdos de experiencias dolorosas son más propensas a percibir dolor. Los jóvenes y aquellos con niveles de educación más altos también tienden a reportar dolor con más frecuencia. Las emociones negativas también pueden aumentar la percepción del dolor.

¿Cuáles son las consecuencias? Hay estudios que demuestran que el mal cuidado dental puede provocar enfermedades cardíacas, apoplejía y diabetes¹. Al evitar el tratamiento, las personas que padecen ansiedad y fobia dental presentan un mayor riesgo para la salud. También sufren económicamente, a menudo incurriendo en mayores costes de tratamiento al esperar en lugar de buscar atención antes de que aparezcan las complicaciones.

Cómo llegan al cerebro los mensajes del dolor: la teoría del control de entrada

Según la teoría del dolor del control de entrada (Melzack & Wall, 1965), hay un mecanismo de “entrada” en el sistema nervioso central que se abre o cierra para dejar pasar o no los mensajes de dolor al cerebro. Según se transmiten las señales nerviosas, es posible amplificar, reducir o bloquear los mensajes de dolor antes de que lleguen al cerebro, donde se procesan y perciben.

Los dentistas pueden utilizar este fenómeno para modular el dolor y relajar a los pacientes durante el tratamiento.

¿Qué puede hacer el dentista?

Los dentistas deben ser conscientes de que “la percepción es la realidad” para los pacientes que sufren dolor dental. Para reducir el miedo y estrés, se puede empezar creando un entorno tranquilizador. También es importante mantenerse al día con las técnicas más recientes para combatir la ansiedad dental. Y explicar la fisiología del dolor a los pacientes en términos sencillos puede resultar útil.

1- WebMD.com cuidado dental y diabetes

¿Quieres descubrir qué tipo de Pain Manager eres?
Realice la prueba

¿Qué es el dolor? Para entender la naturaleza del dolor y tratarlo de manera efectiva, debemos ver los factores físicos, emocionales y psicológicos que determinan cómo lo experimenta cada persona.

Factores que influyen en la percepción del dolor

La forma en que un individuo percibe el dolor es un resultado de factores tanto fisiológicos como físicos. El dolor es uno de los modos de comunicación más importantes del cuerpo, y la forma en que cada persona procesa el dolor tiene su raíz en complejos fenómenos neuronales. Las células nerviosas detectan estímulos potencialmente dañinos y envían una señal al cerebro, que evalúa la amenaza y coordina una respuesta.

Aunque la experiencia física del dolor es muy subjetiva, para la mayoría de la gente el dolor originado en la cabeza es muy difícil de ignorar, especialmente el dolor dental. Las caries, dientes sensibles, abscesos y enfermedades periodontales están entre los tipos más comunes de dolor que llevan a los pacientes a ver a su dentista.

Dolor y emociones

Las emociones tienen un gran impacto al experimentar dolor, y el estado emocional del paciente cuando visita a un dentista es crucial. Factores personales como recuerdos de experiencias pasadas, edad, género, influencias sociales y culturales, expectativas y actitud afectan la forma en que cada persona interpreta el dolor.

El papel del dentista es entender el estado emocional del paciente y tenerlo en cuenta para dar la mejor atención a esa persona.

La psicología del dolor y consecuencias de la ansiedad dental

Cuando se trata de dolor, un estímulo psicológico puede tener el mismo efecto que los estímulos físicos. Los modelos científicos del dolor psicológico permiten estudiarlo de forma objetiva. En un estudio (Eisenberger et al. 2003), se escaneó el cerebro de los sujetos mientras jugaban a videojuegos. Cuando eran excluidos del juego, la reacción de angustia en sus cerebros era similar a la inducida por un pinchazo de aguja.

Las personas ansiosas o que tienen recuerdos de experiencias dolorosas son más propensas a percibir dolor. Los jóvenes y aquellos con niveles de educación más altos también tienden a reportar dolor con más frecuencia. Las emociones negativas también pueden aumentar la percepción del dolor.

¿Cuáles son las consecuencias? Hay estudios que demuestran que el mal cuidado dental puede provocar enfermedades cardíacas, apoplejía y diabetes¹. Al evitar el tratamiento, las personas que padecen ansiedad y fobia dental presentan un mayor riesgo para la salud. También sufren económicamente, a menudo incurriendo en mayores costes de tratamiento al esperar en lugar de buscar atención antes de que aparezcan las complicaciones.

Cómo llegan al cerebro los mensajes del dolor: la teoría del control de entrada

Según la teoría del dolor del control de entrada (Melzack & Wall, 1965), hay un mecanismo de “entrada” en el sistema nervioso central que se abre o cierra para dejar pasar o no los mensajes de dolor al cerebro. Según se transmiten las señales nerviosas, es posible amplificar, reducir o bloquear los mensajes de dolor antes de que lleguen al cerebro, donde se procesan y perciben.

Los dentistas pueden utilizar este fenómeno para modular el dolor y relajar a los pacientes durante el tratamiento.

¿Qué puede hacer el dentista?

Los dentistas deben ser conscientes de que “la percepción es la realidad” para los pacientes que sufren dolor dental. Para reducir el miedo y estrés, se puede empezar creando un entorno tranquilizador. También es importante mantenerse al día con las técnicas más recientes para combatir la ansiedad dental. Y explicar la fisiología del dolor a los pacientes en términos sencillos puede resultar útil.

1- WebMD.com cuidado dental y diabetes

¿Quieres descubrir qué tipo de Pain Manager eres?
Realice la prueba

¿Qué es el dolor? Para entender la naturaleza del dolor y tratarlo de manera efectiva, debemos ver los factores físicos, emocionales y psicológicos que determinan cómo lo experimenta cada persona.

Factores que influyen en la percepción del dolor

La forma en que un individuo percibe el dolor es un resultado de factores tanto fisiológicos como físicos. El dolor es uno de los modos de comunicación más importantes del cuerpo, y la forma en que cada persona procesa el dolor tiene su raíz en complejos fenómenos neuronales. Las células nerviosas detectan estímulos potencialmente dañinos y envían una señal al cerebro, que evalúa la amenaza y coordina una respuesta.

Aunque la experiencia física del dolor es muy subjetiva, para la mayoría de la gente el dolor originado en la cabeza es muy difícil de ignorar, especialmente el dolor dental. Las caries, dientes sensibles, abscesos y enfermedades periodontales están entre los tipos más comunes de dolor que llevan a los pacientes a ver a su dentista.

Dolor y emociones

Las emociones tienen un gran impacto al experimentar dolor, y el estado emocional del paciente cuando visita a un dentista es crucial. Factores personales como recuerdos de experiencias pasadas, edad, género, influencias sociales y culturales, expectativas y actitud afectan la forma en que cada persona interpreta el dolor.

El papel del dentista es entender el estado emocional del paciente y tenerlo en cuenta para dar la mejor atención a esa persona.

La psicología del dolor y consecuencias de la ansiedad dental

Cuando se trata de dolor, un estímulo psicológico puede tener el mismo efecto que los estímulos físicos. Los modelos científicos del dolor psicológico permiten estudiarlo de forma objetiva.

En un estudio (Eisenberger et al. 2003), se escaneó el cerebro de los sujetos mientras jugaban a videojuegos. Cuando eran excluidos del juego, la reacción de angustia en sus cerebros era similar a la inducida por un pinchazo de aguja.

Las personas ansiosas o que tienen recuerdos de experiencias dolorosas son más propensas a percibir dolor. Los jóvenes y aquellos con niveles de educación más altos también tienden a reportar dolor con más frecuencia. Las emociones negativas también pueden aumentar la percepción del dolor.

¿Cuáles son las consecuencias? Hay estudios que demuestran que el mal cuidado dental puede provocar enfermedades cardíacas, apoplejía y diabetes¹.

Al evitar el tratamiento, las personas que padecen ansiedad y fobia dental presentan un mayor riesgo para la salud. También sufren económicamente, a menudo incurriendo en mayores costes de tratamiento al esperar en lugar de buscar atención antes de que aparezcan las complicaciones.

Cómo llegan al cerebro los mensajes del dolor: la teoría del control de entrada

Según la teoría del dolor del control de entrada (Melzack & Wall, 1965), hay un mecanismo de “entrada” en el sistema nervioso central que se abre o cierra para dejar pasar o no los mensajes de dolor al cerebro. Según se transmiten las señales nerviosas, es posible amplificar, reducir o bloquear los mensajes de dolor antes de que lleguen al cerebro, donde se procesan y perciben.

Los dentistas pueden utilizar este fenómeno para modular el dolor y relajar a los pacientes durante el tratamiento.

¿Qué puede hacer el dentista?

Los dentistas deben ser conscientes de que “la percepción es la realidad” para los pacientes que sufren dolor dental.

Para reducir el miedo y estrés, se puede empezar creando un entorno tranquilizador. También es importante mantenerse al día con las técnicas más recientes para combatir la ansiedad dental. Y explicar la fisiología del dolor a los pacientes en términos sencillos puede resultar útil.

1- WebMD.com cuidado dental y diabetes

¿Quieres descubrir qué tipo de Pain Manager eres?
Realice la prueba

Share This Story